Translate

domingo, 10 de febrero de 2013

TORRENOSTRA HISTORIA

GENTES, COSTUMBRES, TRADICIONES, HISTORIAS, Y PAISAJES DE TIERRAS CASTELLONENSES:
TRAZOS DE LA HISTORIA MARINERA DE TORRENOSTRA-TORREBLANCA:
ESCRIBE: JUAN EMILIO PRADES BEL
El poblado marinero de Torrenostra-Torreblanca (Castellón, España) tiene su origen como lugar habitado a principios del siglo XVII con la construcción en esta playa a finales del siglo XVI principios del XVII de una torre de defensa llamada la torre de costa de Torreblanca; las dotaciones de esos puestos de vigilancia y guardia se financiavan localmente en base a un impuesto sobre las pesquerías y las explotaciones agricolas más próximas a los puntos fortificados, los pescadores en los siglos siguientes pescaban al amparo y protectorado de la torre.
Pasado el peligro de otomanos y piratas del norte de Africa a principios el siglos XIX, sin guardias en la torre, a lo largo de todo el siglo XIX, ya se fueron asentando frente al mar en "aixoplucs", alguna que otra familia para faenar la pesca desde este lugar con sus barcas y botes impulsados por tracción a vela latina,  por las aguas próximas de tán magnifica costa desprovista ya de pirateo; en la última década del siglo XIX, y principio del siglo XX, las casas típicas de" planta baixa, parets mitjeres i d'una cabironá o dos" se fueron alineando en una calle recta, tomando como referencia de alineación la fachada este ("la frontera, frontis") de la torre vigía, que mira al mar, y así se fue constituyendo el antiguo asentamiento de pescadores a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX, en entrar al siglo XX el barrio y poblado marinero de la playa de Torreblanca (el Reng de Torrenostra) estava formado con la disposición de diseño urbanístico de hoy día, y la población no paro de incrementarse en las siguientes décadas .
Para los pobladores de la antigua Torrenostra del siglo XIX las tecnologias que hoy día todos conocemos y podemos disponer para la conservación de los alimentos (refrigeradores, hielo, cámaras frigoríficas, congelación, conservas enlatadas) era una tecnificación que ni la conocian ni se la imaginavan, tratandose de vendedores de pescado en fresco era todo un verdadero problema cotidiano la conservación del pescado y de los alimentos en general, minimizado al invierno, con sal al verano y algún hielo temporal de nevero muy ocasional. Esta primera comunidad de pescadores del siglo XIX asentados en Torrenostra, con un número reducido de barcas, puesto que la falta de refrigeración tan solo permitia vender el pescado al día y para el suministro de mercados cercanos( Torreblanca, Villanueva, Benllóc, Cuevas de Vinromá,....), los excedentes de pesca se secaban para harina de pescado para piensos, en ciertas épocas del año podían ganar algún jornal temporal por estiba a los mercantes itinerantes y por el transporte por mar con las propias barcas con carga de algarrobas y tabaco, teniendo como destinos los puertos de Vinaróz, Tarragona y Barcelona, incluso a las islas Baleares, no obstante los recursos económicos no serían muy altos, y para vivir tenian que ser muy autosuficientes en cuanto a la provisión de alimentos, el consumo alimenticio de pesca en la dieta era muy alto, lo complementavan con la cria de gallinas (huevos y pollos) y conejos, y con los frutos de huertas en donde se cultivaban patatas y legumbres, eran unas pequeñas parcelas, algunas se irrigaban por medio de norias o acequias (marjal), una zona de huertas estaba al alrededor del molino de viento, donde también se plantaron olivos, y en la parte posterior del Reng de casas, habian unos corrales y huertecitos familiares(a estas pequeñas porciones de terreno urbano delimitado y descubierto para uso doméstico aeróbico, los oriundos locales las denominan"setis o satis i patis").
A partir del año1890-1900, hubo una progresiva implantación de la nueva tecnologia del frio en la província y en España, con la aparición de las primeras fábricas de hielo en barras. La entrada al siglo XX, con una buena disposición a poder adquirir hielo para conservar en transporte el pescado fresco en cualquier época del año, causó una revolución económica en las pesquerias: mejoro los métodos de venta y comercialización, permitiendo el aumentar capturas, la mayor parte de la pesca de Torrenostra, la vendían los pescadores a mayoristas locales de pescado, que lo cubrian de hielo picado y lo exportavan a los mercados de Barcelona via ferrocarril. El invento de la fabricación del hielo artificial es el desencadenante del auge demográfico de Torrenostra en la primera mitad del siglo XX, con diferencia del siglo XIX .
En los hogares de los propios marineros, como comida de diario, se consumía el pescado fresco de la retria, ese pescado fresco destinado al consumo familiar era consumido según estaciones en el día o de un día para otro, no superior a dos días, en llevarlo a casa, lo más inmediato era limpiar el pescado (se limpiava en la orilla del mar con agua marina), para posteriormente aplicarle un ligero salado que permitia darle mas sabor y mas vida al alimento, y facilitar así su conservación para poderlo cocinar al otro día, lo típico era comerlo frito, en suquets, torrat, en allipebre, en pataca, en arrós....; otros métodos habituales era hacer una elaboración y preparación de la materia prima para prolongar su conservación ampliando el tiempo de consumo, y poder almacenar excedentes de pesca y tener reservas de proteínas para consumir en épocas o momentos de escasez de pesca fresca, una de las técnicas habituales para este proceder era el secado del pescado con aplicación de sal o sin nada de sal, limpiado con agua marina y secado al sol, al aire, secado al viento (rayas, pulpos,octopus, mussolas, gatets,...); otro método era la pesca salada en salmuera o en salazón (sardinas, aladroc, caballa,..); otro método era la cocción o guisado de conserva, en aceite o en escabeche que estiravan la vida saludable útil del alimento durante varios días. El escabeche era ese guiso o plato estrella de los pescadores de Torrenostra, que cocinavan en una gran cazuela y se iba consumiendo en días posteriores, se escabechavan todo tipo de pescados azules o grasos: caballa, melva, atún, sardina, boquerón, ... incluso octopus, pulpo y sepia.

" Salut, profit i bon apetit" Juan E. Prades, Torreblanca, 2012